Monstruitos.

viernes, 31 de agosto de 2012

#3

 Cuando todo se acaba lo primero que sientes es incredulidad. Crees que estás soñando, que no puede estar pasando eso. Que no es real. Lo segundo, es un vacío en tu interior que te quita el aire de los pulmones y te aplasta el pecho, justo en la zona del corazón. Y entonces rueda la primera lágrima, la primera de muchas. Él te dice que lo siente, pero que la distancia le está matando. Tú piensas que si de verdad te quiere, no debería importarle eso. Pero es demasiado tarde, pues todo ha acabado. Sabes que le prometiste que si lo vuestro acababa, seguiríais siendo amigos. El caso es que es complicado. Pues han sido catorce días de felicidad, en los que nada ni nadie podía derrumbarte, te sentías resplandesciente, incluso preciosa, pues él no paraba de repetirte que lo eras. Eras absolutamente feliz. Pero ahora, el color se apaga, todo se queda gris. Y el sol se oculta. Las noches son frías, tu rostro es de piedra. Y ya sabes la verdad. No fue la distancia, fue por otra por lo que te dejó. El dolor me mata, sin embargo, las tormentas me encantan, y está la superaré con la cabeza bien alta. 

 ''Levanta la cabeza princesa, que se te cae la corona''

400553_405300449517053_1278225340_n_large


 PD: Un deseo a la caja de sueños rotos.

3 comentarios:

Paula dijo...

Cuanto me identifico con esta entrada. Si de verdad te quiere, ¿por qué te dejá ir?
Pero hay que levantar la cabeza!(:

Tete ❤ dijo...

Manuel... Es verdad o no?
Es que yo sé muchas cosas y si haces esta entrada pues no sé que decirte chica !!
Cuéntame anda u.u

Dreamcatcher ♥ Atticus Mitchell ♥ dijo...

Sí, Tere, Sí... Pues acéptame en el tuenti ;__; Y Paula, muchas gracias ;3 La verdad es que estoy mucho mejor, pero escucho canciones tristes para deprimirme, soy taaaaaan inteligente.